Rock & Roll para Muñones

Lecciones de guitarra gratuitas, para muñones como tú.

Artículos de Iván del Pino

Sobre el uso y disfrute del metrónomo. (II)

Publicado en Iván del Pino

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

atletaHola de nuevo!

Bueno, hoy vamos a seguir dándole vueltas a ese aparatejo incómodo pero utilísimo, que es el metrónomo.

En la entrada anterior del blog íbamos cambiando la velocidad del metrónomo, y manteniendo nuestra velocidad, conseguíamos distintas figuras de nota (hacíamos negras, corcheas, semicorcheas...).

Hoy vamos a hacer lo contrario, mantendremos el metrónomo y cambiaremos nuestra velocidad.

Bien, continuamos con el ejercicio clásico "1234", pero cuando lo tengáis controlado lo podéis hacer con cualquier otro ejercicio o escala. Situaremos el metrónomo en una velocidad que nos venga cómoda, yo en el vídeo lo pongo a 100 bpm para que no se haga muy pesado (si lo pusiese a 50, el vídeo sería el doble de largo), empezaremos tocando Redondas, una nota cada cuatro pulsos, luego cambiamos a Blancas, una nota cada dos pulsos, seguimos con Negras, una por pulso, pasamos a Corcheas, dos por pulso, y luego Semicorcheas, cuatro por pulso.

Si os cuesta pillar el ritmo, podéis hacer que el metrónomo os lo marque, imaginemos un caso: tenéis el metrónomo a 80 bpm, y queréis hacer corcheas, pero no pilláis el ritmo... Pues ponéis el metrónomo a 160 bpm y tocáis a negras, cuando lo tengáis, volvéis a 80 y seguís tocando como cuando ibais a 160, de esa forma estaréis tocando corcheas.

Ahora vamos con el reto: Vamos a hacer tresillos de corchea, el tresillo es un grupo irregular que consiste en meter tres notas donde van dos, por ejemplo, si tocamos un tresillo de corcheas estaremos tocando tres notas por pulso (las dos corcheas se convierten en tres), si hacemos un tresillo de semicorcheas meteremos seis notas por pulso (las dos primeras semicorcheas se convierten en tres y las dos segundas en otras tres).

Lo que define un tipo de división temporal es el acento, por ejemplo, cuando tocamos corcheas, tocamos fuerte la primera nota (la que va a la vez que el pulso del metrónomo) y la segunda corchea la tocamos  débil. Si tocamos semicorcheas, daremos fuerte la primera y las tres siguientes débiles. En un tresillo de corcheas tendremos una fuerte y dos débiles, y aquí es donde está lo complicado: Como en el ejercicio "1234" damos cuatro notas por cuerda, el acento nos queda así: 1234 1234 1234 123... El acento va cambiando de dedo!

Tened paciencia con los tresillos, porque son bastante jodíos, pero merece la pena trabajar la acentuación, porque es lo que hace que lo que tocamos suene de verdad definido.

Seguiremos dándole vueltas al tema, saludos a todos!!!!

 





Log in to comment
×